sábado, 8 de julio de 2017

Cartagena de Indias quedó «Inmóvil» durante viernes en la noche



El calendario marcó 7 de julio de 2017 en un viernes caluroso donde se empezaba a ocultar el sol. Una noche de bohemia me incitaba sin razón alguna. Mi cuerpo se movía casi por ósmosis. Mis pasos, a menudo despistados y alocados, me llevaron al Teatro Adolfo Mejía, mejor conocido por los habitantes de esta ciudad como Teatro Heredia. El aporte para poder entrar era de quince o veinte mil pesos. Cada uno se da su propia importancia pensé: cinco mil pesos no debería ser una gran diferencia para la mayoría de la gente que tiene la intención de asistir a un espectáculo. No tenía ni idea de lo que se iba a presentar en ese lugar. Después de media hora de retraso finalmente nos dejaron entrar al recinto. Cuando comenzó la función mi mente no podía aceptar lo que estaba observando, todo se trataba de una pieza de ballet, afortunadamente, para mí, de un tipo no clásico.

Lo primero que sentí es que era un arte que llenaba de gozo al que lo dirigía o interpretaba, mas no así al espectador. Pero a medida que lo iba presenciando me dejaba seducir por una obra violenta en la que algunos indígenas eran masacrados por un conquistador ambicioso y perverso. Una historia que comienza, termina y vuelve a empezar para repetirse perennemente siempre con el mismo final. Y yo inocente o medio tonto que no pierdo la esperanza de que algún día Moctezuma le gane la contienda a Hernán Cortés, y Technotitlán en México recupere su beldad y esplendor. Aunque a estas alturas del partido me conformaría con que la ignorancia no le gane a la razón y en Colombia no se repita la historia de Venezuela, por culpa de los amantes de un sistema más miserable, que después de que votan ni siquiera aceptan su responsabilidad. Pero mejor de momento me olvido de la desgarradora política y regreso al incomprendido arte.  


En el sentimiento trágico de In/Móvil, título de la obra que estaba presenciando, la iluminación terminó siendo tan protagonista como la dirección, la coreografía, la musicalización y el grupo de jóvenes bailarines con dotes histriónicos. Los muchachos eran todos muy talentosos y llenos de pasión por lo que hacían, en un lugar que parecía no estar preparado para la cultura, por lo que el teatro contaba en su mayoría con la presencia de amigos y y familiares que ovacionaron de pie, y donde igualmente se encontraba una señora, que no sabía qué hacía ahí, a la que llamaré Juana Ana, para cubrir su identidad, y que por mismas razones no se presentará fotografía alguna de la que durmió durante prácticamente todo el show, sin importar la música estridente que predominaba en aquella puesta en escena. Al terminar la señora cumplió con el que creyó su deber de espectadora, y aplaudió con el mismo frenesí de la mayoría de los presentes.

"In/Móvil, Sentimiento trágico", creación de la compañía Periferia, contó para su estreno con la participación en total de 10 bailarines, que responden a los nombres de: Gina Collazos, Yainer Ariza, Juan, Leyder Chico, Frey Gonzales, Eduardo Puello, Jeison Ortega, Raynara Sanches, Cinthya Ruiz Y Mónica Laguna; la dirección técnica de Luis Cáceres, la dirección general de Lobadys Pérez y la música de los compositores: David Lang, Goem, Philip Weley, Pan Sonic y el cantautor latinoamericano Muerdo, en una puesta en escena de gran formato construida durante el último año. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se nos fue Louise L. Hay

El pasado treinta de agosto falleció la escritora Louise L Hay, una pionera de los libros de autoayuda y gran ejemplo de vida, ya que f...